Muchas veces buscamos y buscamos soluciones complejas a las situaciones y sin saber,  la cantidad de beneficios que podemos obtener de las cosas más simples es increíble. Tenemos a la mano soluciones que sin darnos cuenta, en ocasiones hemos usado cotidianamente y no tomamos en cuenta al momento de necesitarla.  Ducharse con agua tibia es una de ellas, ya que a pesar de ser algo “simple”, sus beneficios son mejores de lo que pensabas. Estos son solo 5 de ellos:

  1. Mejora la circulación sanguínea

Sumergir el cuerpo en agua tibia funciona como una especie de ejercicio para los vasos sanguíneos. Esto se debe a que el agua genera una presión física sobre el cuerpo que aumenta la capacidad de corazón. En otras palabras, cuando estamos en el agua, el corazón funciona mejor y más rápido. Ducharnos con agua tibia de dos a tres veces por semana es una excelente forma de ejercitar el corazón.

 

  1. Ayuda a conciliar el sueño

El agua tibia relaja el cuerpo y nos prepara para dormir. Cuando un cuerpo tenso se ducha con agua tibia, la temperatura del agua relaja los músculos doloridos y alivia las contracturas. Esto no solo ayuda a relajarnos físicamente, sino que también nos permite relajar la mente y encontrar la paz que necesitamos para aliviar el estrés de todo el día.  Si tomas una ducha de  agua tibia te sentirás mejor física y mentalmente, ya que el cuerpo y la mente son una sola unidad.

 

  1. Reduce la presión sanguínea

Estudios han demostrado que ducharse con agua tibia puede ayudarnos a reducir la presión sanguínea, ya que los músculos del cuerpo se relajan y la sangre fluye mejor.  Este es el tratamiento ideal para las personas que sufren de problemas cardíacos y deben controlar la presión.

Si padeces alguna enfermedad cardíaca, lo primero que debes hacer es consultar con un profesional de la salud, ya que una ducha de agua tibia también puede acelerar la frecuencia cardíaca. Si tu médico te autoriza, no dudes en probar este método.

 

  1. Ayuda a perder peso y ayuda a mejorar la diabetes.

Una investigación realizada en los últimos años ha demostrado que las personas que padecen diabetes y toman duchas de agua tibia de forma regular tienen grandes posibilidades de reducir sus niveles de azúcar. Además, esta investigación ha demostrado que los participantes que sumergieron su cuerpo en agua tibia durante 20 o 30 minutos, 6 días a la semana, lograron perder hasta 2 kilos por mes, en comparación con el otro grupo.  Cabe recalcar que será de mucha utilidad incluir la práctica de algún ejercicio físico y posterior a este tomar una ducha de agua tibia para aliviar tensiones, lesiones deportivas e incluso algún dolor.

 

  1. Limpia y purifica la piel

Ducharse con agua tibia todos los días ayuda a limpiar y purificar la piel ya que con la temperatura los poros se abren y las células muertas se desprenden, sobre todo si frotas tu piel con la ayuda de un guante de grill suavemente para no agredir la misma.  Además si lo deseas, puedes usar la crema o exfoliante con el aroma de tu preferencia para que tu piel con la temperatura del agua quede mucho más perfumada.  También puedes aprovechar luego de ducharte con agua tibia aprovechar que tu piel está receptiva por tener los poros abiertos y aplicarte tratamientos faciales los cuales absorberá al máximo.

 

Como puedes ver el agua, gran regalo de la naturaleza, al aumentar su temperatura nos regala muchos más beneficios de lo que nos imaginamos y  es oportuno tener presentes en caso de necesitarlos.  Practícalos, consulta alguna duda con el especialista médico en caso de ser necesario y disfruta tu ducha.

 

 

 

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *